domingo, 1 de febrero de 2015

Sin cuota alimentaria



Angélica se recostó sobre el sillón, meditaba en silencio la frase que recién había leído-La realidad muchas veces es mas fuerte y cruda que las cosas que terminamos percibiendo luego de pasar por nuestro filtro psicológico; nuestras propias vivencias nos condicionan-
En realidad ella venia de vivir una situación así: La dura verdad del adiós de su pareja había sido amortizada por su propia mente; en su forma de pensar no cabía la idea de ser abandonada.
Pero eso había sucedido y ahora en soledad tenia que enfrentar la vida junto a sus dos pequeñas hijas mientras el ante el abogado que le reclamo la cuota alimentaria afirmaba estar desempleado.


Muchas veces terminamos descubriendo la verdadera personalidad de quien dice amarnos cuando suceden estas cosas.
 Cuando la realidad supera la fisión de las palabras, cuando se jugo con los sentimientos de una mujer y se desprecia a los propios hijos.